Conchita Wurst: La dama de pelo largo y barba que transforma la división binaria del género

Teoría de Moda

Uno de los temas que más me ha interesado a lo largo de mi vida académica es el del género, además de la naturaleza performativa de la feminidad. Cuando comencé la maestría en Fashion Studies, una de las primeras clases que tomé fue “La moda y el cuerpo.” Este ensayo corto fue uno de los trabajos que hice para la clase.

Conchita Wurst - Rise Like A Phoenix

El 11 de mayo de 2014, Conchita Wurst se alzó en vuelo como un fénix y ganó el concurso de canciones de Eurovision, uno de los shows de televisión más importantes en Europa, y la más grande competencia de canto en el mundo (“The Story”). Al ver la presentación de Conchita en la segunda semifinal del concurso de Eurovision, toma todo un minuto antes de que el video muestre un acercamiento a su cara, revelando que ella no es la típica estrella femenina del pop, pues el rasgo más característico de su cara es una masculina barba (Conchita Wurst). Pero, dejando de lado aquella barba, Conchita muestra todas las características comunes de la estrella del pop: usa un vestido con cola de sirena y detalles dorados, tiene un cuerpo delgado con sutiles curvas que resaltan el ideal de belleza femenina occidental, su cabello es largo y ondulado, y usa fantásticas joyas con un delicioso maquillaje. Cuando el detalle de su cara es revelado, resulta complicado poder definirla dentro de las clásicas categorías de “mujer” y “hombre,” y su diferencia de la multitud se hace clara.