Costa del Sol

Pocas cosas me hacen tan feliz como tener el mar cerca: su sonido, su olor, el millar de tonalidades de su color. Curioso porque hasta hace una década lo detestaba por el pánico que me daba pensar en todas las criaturas que habitan los océanos de nuestra tierra. Pero la vida en Nueva York y…

Leer Más