S de Savile Row

Savile Row es una calle ubicada en el corazón del distrito del “West End”, en Londres, famosa en el mundo por ser el centro más importante de comercio de trajes masculinos hechos a la medida.

Su origen se encuentra en el siglo XVIII, hacia finales del cual Richard Boyle, Earl Burlington, compró una mansión en el distrito de Piccadilly y sus tierras aledañas (en donde hoy se encuentra Savile Row). Poco a poco, en estas tierras surgieron calles con residencias aristocráticas. Las prácticas de consumo de sus elegantes habitantes atrajeron comerciantes y creadores de objetos de lujo, quienes se fueron asentando también en la zona.

Para inicios del siglo XIX, Savile Row se había convertido en sinónimo de los “dandis” londinenses, representados por figuras como Beau Brummel. Con la moda dandi, se fueron estableciendo sastres reconocidos en calles cercanas. No fue sino hasta los últimos años de la década de 1840 que incursionó la sastrería en Savile Row, con la llegada de Henry Poole. Con una clientela de alto perfil, que incluía miembros de la realeza, hombres de Estado, estrellas deportivas y celebridades literarias y teatrales, Henry Poole estableció la fama internacional de Savile Row como el centro de comercio de modas elegantes masculinas.

Durante el resto del periodo victoriano y hasta el siglo XX, los sastres de Savile Row se diferenciaron del mercado masivo de ropa que viste al oficinista moderno, gracias a su maestría de trabajos manuales tradicionales, la calidad de sus textiles y su atención a las necesidades individuales de sus clientes. En conjunto, estos sastres crearon y difundieron el muy reconocido “estilo inglés” del traje masculino: austero, de hombros estrechos y cintura larga —epítome de la sofisticación urbana moderna—.

Desde la década de 1990, Savile Row ha recibido a una nueva oleada de diseñadores, que han posicionado la calle (con sus diseños) dentro del tan deseado estilo “cool”. Así, a través de la historia y gracias a su adaptabilidad, Savile Row ha logrado mantener su reputación por los métodos tradicionales de sastrería a la vez que abraza —aunque algo sutilmente— la novedad. Y así ha logrado seguir siendo, a través de los años, la calle más importante del mundo para los aficionados de la moda masculina.

***

Este texto está basado en la entrada “Savile Row” de Christopher Breward en The Berg Companion to Fashion, editado por Valerie Steele (pp. 617–618).