C de Coco Chanel

Gabrielle “Coco” Chanel es, sin lugar a duda, la diseñadora de modas más famosa de la historia. Más palabras se han escrito sobre ella que sobre cualquier otro creativo de la industria textil. Y no es desconocido el mito de la pobre huerfanita que creció en el campo francés y se dio a conocer como cantante de bar durante su juventud en París, para luego establecerse como una de las más refinadas diseñadoras en el número 21, rue Cambon, en pleno distrito de la moda. ¿Pero quién, realmente, fue Coco Chanel?

Gabrielle nació en el pueblo de Saumur el 19 de agosto de 1883. Según ella, cuando tenía doce años murió su madre y su padre, un pobre vendedor ambulante de prendas de vestir, la dejó con sus hermanas en un orfanato regido por monjas. Allí pasó infelices años de su niñez, antes de mudarse a París en los primeros años del siglo XX. Su primer trabajo en la ciudad fue de cantante en el bar “La Rotonde” y se cree que adquirió el apodo de Coco después de cantar “Qui qu’a vu Coco dans le Trocadéro.” En 1908 comenzó a vivir con su amante, el criador de caballos Étienne Balsan, quien financió el primer negocio de Chanel, creando sombreros. Pero no fue hasta 1910, después de iniciar un largo amorío con otro amante de los caballos, el inglés Arthur “Boy” Capel, que Chanel abrió su primer taller de confección, en la famosa casa del 21, rue Cambon.

gabrielle-coco-chanel-paris-francia-moda

Los primeros éxitos, 1913–1919

En el verano de 1913, un año antes de que iniciara la Primera Guerra Mundial, Chanel abrió su tienda en Deauville —lugar en el cual irían a parar la mayoría de los parisinos adinerados durante la guerra—. Siempre intrigada por la elegancia casual del vestido masculino e inspirada por el estilo deportivo de su amante, Boy Capel, Chanel desarrolló los principios básicos de su diseño: el lujo de la simplicidad; la insistencia en la perfección de la costura y la calidad de los materiales; y la necesidad de la mujer de ser y mantenerse delgada. Y así nacieron las primeras piezas estrella de Chanel: abrigos de tres-cuartos, faldas cortas (justo abajo de la rodilla), blusas con cuello marinero, cinturones de montar a caballo y sastres hechos de jersey. Para la noche, predominaron los vestidos ultra-románticos en encaje de Chantilly.

El auge, 1920s y 30s

Tras la muerte de su gran amor, Boy Capel, en 1919, el estilo de Chanel reflejó su luto: predominó el negro, con notas de blanco y beige. Pero pronto, los nuevos amantes inspiraron nuevos diseños: el Granduque Dmitri Pavlovich de Rusia inspiró vestidos anchos, chalecos, y blusas largas y entubadas con cinturón en 1920–23; el Duque de Westminster, por su parte, inspiró el diseño de blazers, camisas de mancornas, boinas y pañoletas atadas al cuello, e incitó el uso de la lana y el paño inglés (o tweed) en los diseños de Chanel de 1923–30. Por esta época, se impuso el look a la garçonne en el estilo Chanel y la misma diseñadora fue vista, con frecuencia, en pantalones tipo marinero.

gabrielle-coco-chanel-pantalon
Coco Chanel y Serge Lifar en el Lido Venise, 1937

Por esta época, también, se impusieron las enormes joyas que caracterizaron el estilo de Chanel. Éstas no estaban diseñadas para mostrar la riqueza, sino para complementar los conjuntos, incluso durante el día. La diseñadora creó largos collares de piedras de colores, pendientes de cruces bizantinas, y otras joyas inspiradas en los botones, las cadenas y las borlas del traje militar. Los collares de enormes perlas falsas fueron el éxito rotundo.

En la década de 1930, Chanel comenzó a adornar sus blusas con moños en el cuello y a crear sastres más femeninos, con chaquetas entalladas a la cintura y faldas más largas, ligeramente acampanada. Estos años coincidieron con la época dorada de Hollywood, permitiéndole a Chanel vestir a grandes estrellas del cine como Greta Garbo, Gloria Swanson y Marlene Dietrich e, incluso, diseñar el vestuario de más de una película.

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial en 1939, Chanel se vio obligada a cerrar su casa de modas en París, aunque continuó vendiendo perfumes —que, con el maquillaje, había lanzado desde los 20s—. Durante la guerra, vivió con su amante alemán en el Hotel Ritz de París y en 1944, huyó al exilio en Suiza, tras ser acusada de colaborar con los Nazis durante la ocupación.

gabrielle-coco-chanel

El regreso, 1950s y 60s

A los 70 años, en 1953, Chanel retornó a París y reabrió su casa de modas. El 5 de febrero de 1954, lanzó su primera colección después de la guerra. Aunque para los editores de moda parisinos ésta fue un fiasco y mostraba la vejez de la diseñadora, los de la revista Vogue norteamericana la aclamó. En un artículo de tres páginas, resumieron la filosofía del diseño de Chanel:

Un vestido no está bien si es incómodo. Un vestido debe funcionar; los bolsillos deben estar en el lugar propio para ser usados, un botón jamás debe ir sin un ojal que le corresponda. Una manga no está bien a menos de que el brazo se pueda mover fácilmente. La elegancia en el vestir significa libertad de movimiento. (American Vogue, 15 de febrero de 1954, p. 84)

Pero fue la modernización de las fórmulas que la habían llevado al éxito en el pasado lo que la consagró como diseñadora tras su regreso: sastres de jersey con blusas de cuello de moño, faldas plisadas y blazers de colegiala, adornadas con botones recubiertos de tela o hechos en latón en figura de león o de flor. En 1957, añadió guarniciones de trenza a sus chaquetas tipo cardigan. Y, poco a poco, hizo famoso su look clásico de sastres en lana, tweed o jersey con bolsillos funcionales múltiples, acompañados de cadenas doradas y perlas falsas, una cartera y zapatos de cabestrillo con punteras de color contrastante.

gabrielle-coco-chanel-Ritz-Paris

Aunque las modas juveniles de la década de 1960 parecían contrarias a la estética de Chanel —protagonizadas por la minifalda que ella tanto aborrecía—, la diseñadora continuó vistiendo a su fiel clientela con los sastres que, año tras año, rediseñó. Tal vez la clienta más famosa de este periodo fue Jacqueline Kennedy Onassis, quien, además, llevaba puesto un sastre al estilo Chanel (muchos aseguran que es una copia) el día del asesinato de su marido, John F. Kennedy.

***

Chanel murió el 10 de enero de 1971, mientras preparaba su colección de primavera/verano para ese año. Su ropa y sus joyas fueron subastadas en Londres en 1978, después de que la diseñadora se consagrara como una de las más famosas —si no la más— de la historia. Su casa de modas, hoy dirigida en contrato vitalicio por Karl Lagerfeld, mantiene vigente su estética y continúa siendo un emblema del chic parisino, incluso en nuestros días.

Lecturas adicionales

Gabrielle “Coco” Chanel (1883–1971) en Business of Fashion: Educación

Gabrielle “Coco” Chanel (1883–1971) and the House of Chanel, en la Línea del Tiempo del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York

Chanel, Gabrielle (Coco), escrito por Amy de la Haye para The Berg Companion to Fashion, editado por Valerie Steele (2010)