Clásicos de Moda: la teoría económica de la moda de Werner Sombart (1902)

moda-economia-werner-sombart-capitalismo

La carrera profesional de Werner Sombart se dividió entre los dos extremos opuestos de la ideología alemana. Nacido en 1863 en las montañas Harz, Sombart estudió ciencias políticas y economía en Berlín y en Roma. Compartió mentores con su rival académico, Max Weber, con quien llevó una competencia larga y frustrada durante toda su vida. En sus escritos tempranos, Sombart era considerado marxista, por ser uno de los primeros pensadores burgueses en emplear las teorías marxistas en la academia. Su El socialismo y los movimientos sociales del siglo XIX (1896) lo convirtió en el historiador más reconocido de la política de izquierda en Alemania. Durante las primeras dos décadas del siglo XX, Sombart publicó una cantidad de trabajos sobre la historia del capitalismo, todos ellos en respuesta a las teorías de Max Weber sobre el auge del capitalismo. Hacia finales de la década de 1920, Sombart comenzó a trabajar en un proyecto antropológico, que buscaba sistematizar las teorías raciales de la época. Hacia el final de su vida, este proyecto higiénico-racista condujo a Sombart a la órbita de Adolf Hitler y los Socialistas Nacionales. Murió en Berlín en 1941.

En 1902, Sombart escribió Economía y moda: Una contribución teórica a la formación de la demanda del consumidor moderno, siendo todavía un economista preocupado con las problemáticas que Marx expone en su Capital. Pero Sombart escribe con el tono de un académico, no el de un revolucionario: busca definir la cultura del consumidor como existe dentro de una economía de masas.

Sombart critica que la mayoría de los intelectuales que consideran la moda lo hacen sólo para rechazarla desde un punto de vista ético. Él, por el contrario, sugiere un estudio más serio, que se pregunte por la importancia de la moda en la vida económica para encontrar, con facilidad, que la moda ejerce una gran fuerza sobre la demanda de consumo.

Sombart define la moda como todo cambio que conlleve a la reorganización de la demanda durante el ciclo de vida de una generación. Para él, contrario a lo que muchos de sus contemporáneos aseguraban, la moda es un fenómeno que nació mucho antes del siglo XIX y puede remontarse a las primeras décadas del Renacimiento. Lo que sí admite es que la moda se convirtió en moderna con la llegada del XIX. Y la moda moderna, a diferencia de la anterior, abarca una cantidad inmensa de bienes, se ha generalizado y popularizado, y su velocidad de cambio se ha acelerado. Es decir, para Sombart, la moda ha dejado de ser un fenómeno de la élite y sus ciclos de gustos cambiantes pasan a través de millones de consumidores y, por lo tanto, tienen grandes consecuencias sobre la economía.

Como los marxistas ortodoxos, Sombart considera a la moda como un truco que emplean los productores para convencer a los consumidores de comprar bienes que no necesitan y así incrementar sus ganancias. Él cree que el rol de los consumidores es mínimo en la definición de los cambios de estilo que trae la moda. Es la competencia capitalista la responsable por el cambio en la moda y su tendencia hacia la fluctuación rápida. Así, y como todo buen economista, Sombart insiste en que las fuerzas económicas determinan el comportamiento social. La educación y el progreso cultural no llegan a ser tan importantes como la necesidad de vender bienes de consumo. Y la moda se convierte en la hija favorita del capitalismo: nació de su esencia más interna y expresa su carácter como pocos otros fenómenos de la vida social contemporánea.

Pero, al insistir en la primacía de las fuerzas económicas en la creación de los ciclos de moda, Sombart abre la pregunta que ha atormentado a muchos historiadores marxistas: ¿cómo se explica la interacción entre las fuerzas económicas y la cultura? ¿Hasta dónde es la moda una expresión del zeitgeist, la conciencia de una era, y hasta dónde es el negocio lo que determina los cambios de estilo? El debate entre estas dos sigue siendo un tema de discusión entre los estudios culturales descendientes de la Escuela de Frankfurt y la sociología cultural marxista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s