G de [Hubert de] Givenchy

Audrey Hepburn Hubert de Givenchy

A cualquier amante de la moda le será fácil recordar la imagen de Audrey Hepburn, en su papel de Holly Golightly, elegantemente ataviada con un vestido negro ceñido al cuerpo, un collar de perlas de varias vueltas, guantes largos y el cabello recogido en un chignon, en la famosa película de 1961 Breakfast at Tiffany’s (Desayuno en Tiffany’s). Esta elegancia juvenil, la estética clásica, romántica y refinada, fue la que definió el estilo de Hubert de Givenchy, uno de los más reconocidos personajes de la moda francesa del siglo XX. Como a Hepburn, su musa y colaboradora durante más de 40 años, Givenchy vistió también a mujeres de la talante de Jacqueline Kennedy Onassis y Grace Kelly.

Audrey Hepburn en "Desayuno en Tiffany's", 1961
Audrey Hepburn en “Desayuno en Tiffany’s”, 1961. Fotografía de Moviestore/REX/Shutterstock.

El diseñador nació en Beauvais, Francia, el 21 de febrero de 1927 y murió a los 91, el 12 de marzo de 2018, en su casa a las afueras de París. Hijo de aristócratas, Givenchy estuvo expuesto a los más lujosos tejidos desde su infancia, desarrollando así el gusto por los textiles, además de su amor por el arte y el diseño de interiores. Asistió a la universidad en Beauvais y, después de graduarse, se mudó a París para estudiar diseño en la Escuela de Bellas Artes y comenzar su entrenamiento como aprendiz de diseñador en la casa de costura de Jacques Fath. Tal vez su más grande desilusión fue no haber sido elegido como aprendiz de Cristóbal Balenciaga, su gran ídolo, en 1945. Pero esto no lo salvó de trabajar con los más grandes diseñadores parisinos en los 1940s y 50s: Lucien Lelong, Robert Piguet y la excéntrica Elsa Schiaparelli —además de Fath, su primer maestro—. Sus años de formación como diseñador asistente coincidieron con la era del New Look (epitomado por Dior). Esta esencia romántica la mantuvo intacta a lo largo de su carrera.

En 1952, Givenchy abrió su propia casa de alta costura, a la cabeza de la cual se mantuvo durante más de cuatro décadas. En su primera colección presentó una idea innovadora de elegancia para la mujer moderna: varias piezas separadas, que podían usarse combinándolas de distintas formas; la idea era poder crear varios conjuntos —incluyendo vestidos de gala— con una selección de piezas clave. Fue aquí que lanzó uno de sus primeros éxitos: la “blusa Bettina” (en honor a Bettina Graziani, la modelo favorita de Jacques Fath). La camisa, de algodón blanco con volantes negros bordados, se convirtió en una sensasión instantánea. Y así, Givenchy se ganó su reputación de innovador elegante y romántico.

Blusa Bettina Givenchy revista Life
La “blusa Bettina”, fotografiada para la revista Life en 1952.

En 1953 conoció a dos de las personas más importantes en su carrera en la moda: Cristóbal Balenciaga, quien se convertiría en su mentor, y Audrey Hepburn, quien se convertiría en su musa y modelo, dando a conocer sus diseños en varias de sus películas. La primera aparición de Hepburn con creaciones de Givenchy fue en Sabrina (1954), con un vestido de cuello cuadrado que caía sobre la clavícula —un escote que recibiría el nombre de décolleté Sabrina—. Pronto, Hepburn se convirtió en una de las clientes más fieles de Givenchy. Los diseños pulcros y meticulosamente construidos de Givenchy eran perfectos para el look delgado de Hepburn, quien usaba sus diseños dentro y fuera de la pantalla. En el cine, la actriz lució los diseños de Givenchy en 16 de sus actuaciones entre 1953 y 1979, incluyendo Funny Face (Una cara con ángel) (1957), My Fair Lady (Mi bella dama) (1964) y —la más famosa— Desayuno en Tiffany’s. Muchos de estos vestidos, reconoció alguna vez el diseñador, fueron producto de las ideas de la actriz; él sólo se encargaba de darles vida.

Al estilo de Givenchy lo caracterizaban los colores alegres y una feminidad juvenil. Pero la simpleza de sus sastres, vestidos de coctel y trajes de gala era, además, la epítome de la elegancia y lo chic. Para el diseñador, la simpleza en el diseño era sabiduría: prefería un corte estructurado por encima de la decoración de los vestidos.

Hubert de Givenchy
Hubert de Givenchy (1927–2018)

En las décadas de 1960 y 70, Givenchy expandió su negocio para incluir una línea de prêt-à-porter y ropa masculina. En 1988 vendió su compañía al conglomerado de lujo francés LVMH, aunque siguió diseñando para su casa hasta que se retiró en 1995. Poco después de haber presentado su última colección de alta costura, la compañía anunció que Givenchy sería sucedido por el británico John Galliano. Éste fue reemplazado por Alexander McQueen un año más tarde, sucedido por Julien McDonald en el 2001.En el 2005, el italiano Riccardo Tisci asumió la dirección creativa de la casa, dándole una estética más agresiva y urbana, que contrastaba con la elegancia tradicional de Givenchy/Hepburn, y que tanto mortificaba al diseñador que fundó la casa. En marzo de 2017, Clare Waight Keller reemplazó a Tisci, convirtiéndose en la primera mujer en estar a cargo de la casa.

Lecturas recomendadas

Eric Wilson. “Hubert de Givenchy, maestro de la elegancia romántica, murió a los 91 años.” The New York Times Español, 12 de marzo de 2018.

John S. Major. “Givenchy, Hubert de.” The Berg Companion to Fashion, editado por Valerie Steele, pp. 371-372.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s