Historia de la Moda

La “garçonne” en Colombia, según los archivos de Fotografía Rodríguez en la Biblioteca Pública Piloto

Una de las preguntas que, como historiadora de la moda colombiana, me hago con más frecuencia, es cuestionando la veracidad de las representaciones del traje en nuestro país en los años anteriores a la aparición de la cámara. Aunque, hasta hace relativamente poco, posar para una foto incluía una delicada selección del ajuar que en ella se mostraría—y sigue haciéndolo, en ocasiones—podemos afirmar que las prendas que en ella aparecen son reales; son mucho más que el producto idealizado de la imaginación del artista entrenado para mostrar, con una serie de códigos visuales, el poder del protagonista de su obra, o una copia del modelo europeo a la que se le añade la cara del personaje americano.

Manus x Machina: Moda en la era tecnológica

Manus x Machina - fashion exhibition at the Costume Institute Metropolitan Museum of Art New York

Pasando la colección de arte medieval, con sus ricos tapices llenos de historias que parecen sacadas de un cuento de hadas, y después de vislumbrar algunas de las más bellas porcelanas chinas del Museo de Arte Metropolitano en Nueva York, se llega a la exposición Manus x Machina del instituto del traje. La exposición, que transformó la famosa ala de la colección de Robert Lehman del museo en una cúpula inspirada en el interior de alguna iglesia o palacio de la Florencia renacentista, es inaugurada gloriosamente por el vestido que la inspiró. Diseñado por Karl Lagerfeld para cerrar el desfile de su colección de alta costura de otoño/invierno 2014-15 para Chanel y hecho con una tela sintética de traje de buzo, con una superficie tan suave como la piel de una ballena, el vestido se extiende unos 6 metros hacia atrás con una cola que presenta la más perfecta intersección entre manus y machina: el patrón brocado sobre la tela fue dibujado a mano por Lagerfeld, luego pixelado con ayuda de un computador, insertado a presión sobre la tela con brillantes, y terminado a mano, añadiendo la pintura de oro y el recamado de perlas. Su magnífica creación tomó no menos de 450 horas de trabajo manual. Si el vestido presenta una figura embarazada hecha especialmente para la modelo que lo llevó en la pasarela hace unos años, también presenta la concepción de la más reciente visión del genio curatorial y creativo que es Andrew Bolton, curador principal del instituto del traje.

La Sophia Loren de Dolce & Gabbana

Dolce & Gabbana A/W 2016 Couture - Sophia Loren

Nacida en 1934, a Sophia Loren la esperaba un destino de grandeza, convirtiéndose en estrella del cine a los 15 y, poco después, coronándose como la musa italiana por excelencia de generaciones de hombres y mujeres, que continúan venerándola aun a sus 80 años. Jamás tímida para usar accesorios fuertes, un atrevido vestido con riquísimos estampados, o sus reconocidas gafas de colores, Sophia Loren se ha convertido en muchísimo más que una famosa actriz italiana: ella es, de muchas formas, la imagen del estilo italiano, de sus poderosas mujeres, de la colorida belleza de sus paisajes, del carácter burbujeante de su gente.

No cabe duda sobre por qué Dolce & Gabbana inspiraron su más reciente colección de alta moda en esta eterna musa…

Recordando a una leyenda: Bill Cunningham

Bill Cunningham New York

Conocí a Bill Cunningham en lo que me gusta recordar como el primer día de mi vida como historiadora del arte. Después de meses de trabajo duro, tratando de mostrarle al mundo de la historia del arte que yo, la economista con poca educación formal en su disciplina, podía ser parte de él, éste era mi primer día como investigadora en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York (The Met). Así que, en un típico día de invierno en la ciudad—soleado pero helado—salí de mi casa con mis botines Chanel en los pies, mis libros en la cartera y mi abrigo con estampado floral favorito, tratando de no dejarme consumir por los nervios y esperando sobrevivir a mi primer día como miembro del staff en el museo que tanto adoro.

Resultó ser ese mismo día la inauguración de dos de las más exposiciones de mi departamento este año: The Power of Prints: The Legacy of William M. Ivins and A. Hyatt Mayor (El poder de los grabados: El legado de William M. Ivins y A. Hyatt Mayor) y Wordplay: Matthias Buchinger’s Drawings from the Collection of Ricky Jay (Juego de palabras: Los dibujos de Matthias Buchinger en la colección de Ricky Jay). Recién llegada al mundo de los grabados y los dibujos, y habiéndome propuesto absorber la mayor cantidad de información durante mi tiempo en el Met, pasé un largo tiempo tratando de verlo todo antes de ir por una copa de vino en la recepción. Y, mientras miraba algunos de los dibujos de Buchinger con diseños florales, un gran hombre, con la más grande sonrisa en su cara, se me acercó comentando cómo se veía de bonito el estampado floral de mi abrigo al combinarse con los dibujos que tanto tiempo llevaba yo estudiando. Era Bill.

Descubriendo la historia de la moda a través de la literatura y el arte

Les Lorettes - Fashion History and Art
Paul Gavarni [Chevalier]. “Les Lorettes,” pl. 44, publicada en Le Charivari, 13 de febrero de 1843. Foto tomada por mí en la exposición del Museo Metropolitano de Nueva York llamada “The Power of Prints”. No. 57.581.15.

Ya he mencionado varias veces que mi enfoque principal en la investigación de la historia de la moda es la intersección entre la moda, la política y la identidad. En particular, me interesan los periodos de la colonia tardía y la poscolonia en Colombia y América Latina. Nada me parece más fascinante que descubrir como el traje, y las apariencias en general, se convierten en aspectos centrales de la creación de identidad en los siglos en que el “viejo” mundo se transformó para convertirse en lo que hoy conocemos.

Estudiar estas intersecciones entre la moda, la política y la identidad, sin embargo, no resulta nada fácil. En el caso de Latinoamérica, es particularmente difícil porque la mayoría de las áreas de producción cultural han sido muy poco estudiadas, especialmente en lo relacionado con la moda. Además, como las colecciones históricas del traje son prácticamente inexistentes en la región—contrastando con las ricas colecciones que se encuentran en Europa y América del Norte—como historiadora de la moda me he visto obligada a combinar de manera creativa una variedad de fuentes de información y de tomar prestadas distintas metodologías de una variedad de áreas de investigación de diferentes tradiciones históricas.

Moda y Feminidad en la Colombia Naciente

Carmelo Fernández Tipos Blanco Mestizo y Zambo
Carmelo Fernández. Tejedoras y mercaderas de sombreros nacuma en Bucaramanga. Tipos blanco, mestizo y zambo, 1850, acuarela sobre papel, 23 x 30 cm. Biblioteca Nacional de Colombia.

Tal vez una de las lecciones que más temprano aprendí en mi formación como historiadora económica fue que, a lo largo de los siglos, la historia ha sido creada a partir de la negociación entre valores anteriores tradicionales y los nuevos valores que impregnan las sociedades cambiantes. Constantemente y, a pesar de lo que muchos creemos, la mayoría de las “tradiciones” que conocemos son, en realidad, más recientes de lo que parecen y, en muchos casos, como lo explica ávidamente Eric Hobsbawm, son también inventadas. En el siglo XIX colombiano, las tradiciones que todavía hoy rigen nuestra sociedad fueron creadas a partir del balance entre los valores nuevos independentistas y los viejos estándares españoles coloniales. Muchas de ellas, además, surgieron de una corriente de pensamiento fuertemente influenciada por la Ilustración francesa, por los escritos de pensadores como Voltaire y Rousseau.

*Este artículo fue escrito para ser publicado inicialmente en vanessarosales.com