Teoría y Crítica de Moda

Teorizando sobre moda: Breve reseña de Colombiamoda 2016

Colombiamoda 2016 reflejó, de muchas formas, el estado de la cultura creativa actual en el país; una cultura influenciada por el legado del facilismo que, impulsado por el narcotráfico y la violencia en el último medio siglo, es algo que parecemos llevar en las venas desde el asentamiento de los colonos españoles-mozárabes que una vez habitaron este país y que, a pesar de declararse lista para enfrentar al mundo, especialmente en términos de moda, sigue estando terriblemente adormecida. Pero, más que resaltar las fallas de la moda colombiana, algo que aquellos “críticos” en busca de sus 15 minutos de fama ya han hecho por mí, aquí busco resaltar lo bueno, lo que me hace tener fe en que, algún día–ojalá no muy lejano–, la moda sea un tema de orgullo colombiano dentro y fuera del país.

Lista para Colombiamoda: Algunos pensamientos sobre la moda en Latinoamérica

Johanna Ortiz, Cali Exposhow 2015

Con Colombiamoda a punto de comenzar, he estado pensando muchísimo sobre el estado de la moda en el país y en la región más amplia de Latinoamérica. Aunque mis pensamientos sobre el tema han evolucionado a medida que desarrollo una perspectiva más crítica y educada, con el mayor conocimiento del área de estudio, hay dos tendencias que no cambian: Primero, que la moda Colombiana (y de América Latina) tiene un gran potencial para llamar la atención de consumidores cosmopolitas de distintas partes y para proveer al mercado de la moda internacional con bienes de clase mundial; y segundo, que hay una necesidad latente de desarrollar una aproximación más crítica frente al tema, en donde se hable de moda como un fenómeno local dentro de su contexto.

Hoy comparto una reflexión que escribí sobre el tema hace más o menos un año y medio.

Reflexiones de estilo: Sobre el uso de colores fuertes

Style Reflections: On Wearing Bright Colors

Una de mis formas favoritas de hacer investigación de moda es documentando y reflexionando sobre mis prácticas de vestir. Al hacerlo, atravieso un proceso de introspección en el cual cuestiono no sólo las prendas que escojo usar—tanto en el diario vivir como en ocasiones especiales—sino también las razones que se encuentran detrás de mis elecciones. Es un proceso de auto-etnografía que me permite explorar la relación entre mi cuerpo, su extensión material en la ropa, y el contexto social en el que habita.