Monthly Archives: Agosto 2016

Manus x Machina: Moda en la era tecnológica

Manus x Machina - fashion exhibition at the Costume Institute Metropolitan Museum of Art New York

Pasando la colección de arte medieval, con sus ricos tapices llenos de historias que parecen sacadas de un cuento de hadas, y después de vislumbrar algunas de las más bellas porcelanas chinas del Museo de Arte Metropolitano en Nueva York, se llega a la exposición Manus x Machina del instituto del traje. La exposición, que transformó la famosa ala de la colección de Robert Lehman del museo en una cúpula inspirada en el interior de alguna iglesia o palacio de la Florencia renacentista, es inaugurada gloriosamente por el vestido que la inspiró. Diseñado por Karl Lagerfeld para cerrar el desfile de su colección de alta costura de otoño/invierno 2014-15 para Chanel y hecho con una tela sintética de traje de buzo, con una superficie tan suave como la piel de una ballena, el vestido se extiende unos 6 metros hacia atrás con una cola que presenta la más perfecta intersección entre manus y machina: el patrón brocado sobre la tela fue dibujado a mano por Lagerfeld, luego pixelado con ayuda de un computador, insertado a presión sobre la tela con brillantes, y terminado a mano, añadiendo la pintura de oro y el recamado de perlas. Su magnífica creación tomó no menos de 450 horas de trabajo manual. Si el vestido presenta una figura embarazada hecha especialmente para la modelo que lo llevó en la pasarela hace unos años, también presenta la concepción de la más reciente visión del genio curatorial y creativo que es Andrew Bolton, curador principal del instituto del traje.

Teorizando sobre moda: Breve reseña de Colombiamoda 2016

Colombiamoda 2016 reflejó, de muchas formas, el estado de la cultura creativa actual en el país; una cultura influenciada por el legado del facilismo que, impulsado por el narcotráfico y la violencia en el último medio siglo, es algo que parecemos llevar en las venas desde el asentamiento de los colonos españoles-mozárabes que una vez habitaron este país y que, a pesar de declararse lista para enfrentar al mundo, especialmente en términos de moda, sigue estando terriblemente adormecida. Pero, más que resaltar las fallas de la moda colombiana, algo que aquellos “críticos” en busca de sus 15 minutos de fama ya han hecho por mí, aquí busco resaltar lo bueno, lo que me hace tener fe en que, algún día–ojalá no muy lejano–, la moda sea un tema de orgullo colombiano dentro y fuera del país.